CERTIFICADO DE EFICIENCIA ENERGÉTICA

 

Certificado de Eficiencia energética:

A partir del 1 de junio de 2.013, las viviendas en venta o en alquiler deben disponer de un certificado de eficiencia energética. Este certificado especificará mediante una escala de siete letras, de la A a la G, el nivel de emisiones de CO2 en comparación con las dimensiones del edificio. De este modo, se pretende que el comprador o el inquilino pueda valorar y comparar la eficiencia energética como un factor añadido para la toma de decisiones de compra o alquiler.

¿Qué es y cómo se calcula?

En un edificio, la eficiencia energética se calcula midiendo la energía consumida todos los años en condiciones normales de uso y ocupación. Para ello se tienen en cuenta todos los servicios utilizados de manera habitual, como la calefacción, la refrigeración, la ventilación, la producción de agua caliente sanitaria y la iluminación, a fin de mantener las condiciones de confort térmico y lumínico y sus necesidades de agua caliente sanitaria y calidad de aire interior.

En concreto, el indicador recoge los kilogramos de CO2 divididos por los metros cuadrados de la vivienda (kg CO2/m2 al año). A aquellos con un ratio de emisiones por debajo de los 6,8 kg CO2/m2 al año se le asigna la letra A, la mejor calificación. La peor nota (la G) es para aquellos inmuebles que superan los 70,9 kg C02/m2 anuales.

 

¿Qué edificios se deben certificar?

Por lo general, todos los inmuebles disponibles para la venta o el alquiler. La normativa incluye algunas excepciones,  así, por ejemplo, no resulta obligatorio para los pisos arrendados durante menos de cuatro meses, edificios aislados con menos de 50 metros cuadrados útiles, edificios y monumentos, lugares de culto o religiosos, construcciones provisionales (para menos de dos años) y la parte no residencial de edificios industriales y agrícolas.

Por su parte, será obligatorio para todos los edificios de nueva construcción y también cuando se haga una rehabilitación o reforma de edificio con una superficie útil superior a 1.000 metros cuadrados, que afecte a más del 25% del total de sus cerramientos.

 

¿En qué consiste?

El técnico competente que elabore el certificado de eficiencia energética de su finca realizará una visita a la misma, hacer una toma de datos de superficies, alturas, tipo y dimensión de carpinterías, elementos volados u edificios cercanos que puedan arrojar sombras proyectadas, tipos de instalaciones de calefacción, climatización, agua caliente sanitaria, e iluminación para el caso de uso terciario, evaluando su antigüedad, estado de conservación y potencia, etc.

Con todos estos datos y haciendo uso de los programas homologados, se calcula el nivel de emisiones, y se proponen soluciones para la mejora del mismo.

Se puede certificar inmuebles completos, que consten de varias viviendas u oficinas, o estas de manera individual.

 

Para cualquier información sin compromiso no dude en contactar en: 12058trigueros@coam.es

 

  • Instagram B&W
  • Facebook B&W